Bobber TFC y la café racer Thruxton RS de Triumph Motorcycles en EICMA 2019

0
10322

En los modelos Bonneville y Thruxton concentró Triumph Motorcycles los primeros adelantos de la temporada 2020 revelados en la Exposición Internacional de Motocicletas y Accesorios (EICMA), la principal muestra mundial dedicada a las dos ruedas, que se desarrolla en Milán (Italia).

La primera de las novedades del fabricante británico correspondió al tercer integrante de la exclusiva gama Triumph Factory Custom: la Bobber TFC, cuya fabricación se ha limitado a 750 unidades.

El modelo conserva la silueta baja, minimalista y musculosa de la Bonneville Bobber estrenada en 2016, pero añade un rendimiento optimizado y mayor presencia gracias a la introducción de múltiples detalles estéticos.

La Bobber TFC ofrece una significativa actualización en su motor bicilíndrico de 1.200 cc, con un alza de 13% en la potencia, hasta 86 hp, y un aumento de 4% en el par, que ahora llega a los 110 Nm a las 4.000 rpm.

El chasis y el basculante de color negro se combinan con la fibra de carbono de los paneles laterales rematados con el emblema TFC. El guardabarros delantero cuenta con soportes de fibra de carbono y es más corto que el de la Bonneville Bobber convencional.

Entre sus componentes exclusivos, se hallan semimanillares con los puños en relieve, su tija de aluminio mecanizado y el asiento flotante monoplaza de acero cubierto de piel auténtica. Sus ajustes permiten una posición de conducción adelantada y en alto al estilo roadster, o bien una retrasada y baja propia de las bobber.

Además de ser cinco kilos más liviana que la versión tradicional, fue equipada con escape Arrow rematado en fibra de carbono, suspensiones Öhlins, frenos Brembo e iluminación de LED.

La Bobber TFC incluye panel de instrumentos digital, control de tracción desconectable, frenos ABS, embrague asistido, acelerador electrónico, refrigeración líquida e inmovilizador de motor incorporado en la llave, además de modos de conducción Road, Rain y Sport.

Thruxton RS

El segundo lanzamiento en EICMA 2019 fue la completamente nueva Thruxton RS, una café racer que también presenta un profundo rediseño de su motor bicilíndrico de 1.200 cc. El bloque hoy entrega una potencia 6% superior, cifrada en 103 hp. El torque se mantiene en 112 Nm, pero ahora se alcanza 700 rpm antes, es decir, a los 4.250 giros.

Las mejoras del motor, que incluyen el cigüeñal, el embrague, el alternador, los pistones y la admisión, permiten reducir la inercia en 20% y logra que el propulsor suba de vueltas con mayor celeridad y durante más tiempo.

Los ingenieros de Triumph Motorcycles han conseguido para la nueva integrante de la familia Modern Classics un ahorro de peso de seis kilos mediante actualizaciones como la tapa de balancines de magnesio o las tapas de motor más delgadas, junto con una batería más liviana.

De sus especificaciones, destacan los frenos Brembo; suspensiones ajustables Showa (delantera) y Öhlins (trasera), y neumáticos Metzeler Racetec RR montados en llantas de aluminio de 17 pulgadas con 32 rayos.

Su estilo oscurecido está marcado por acabados en color negro, con detalles como la pintura electrostática en las tapas de motor, la tapa de balancines y del piñón, todo lo cual se complementa con el anodizado en el mismo tono de las llantas.

La nueva Thruxton RS equipa los modos de conducción Road, Rain y Sport, que se pueden seleccionar en marcha con solo tocar un botón. El modelo cuenta con toma de corriente USB, inmovilizador incorporado en la llave, tapón de combustible oculto, así como panel de instrumentos de dos esferas. Además, tiene disponible una gama de 80 accesorios para modificar el estilo, confort, protección y seguridad.

Tributo a Bud Ekins

La última noticia revelada por el fabricante británico en el Salón de la Moto de Milán fueron las ediciones especiales Bud Ekins de las Bonneville T120 y T100, que fortalecen su línea Modern Classics.

Bud Ekins fue una estrella del motocross y las carreras por el desierto, amigo y compañero de aventuras de Steve McQueen, así como su doble de acción en películas como “El gran escape” y “Bullit”. Es a él a quien Triumph Motorcycles le rinde tributo con esta combinación de estilo, prestaciones y autenticidad.

Ambas ediciones integran un esquema de colores de inspiración californiana y toda una colección de detalles especiales, como un depósito de combustible en dos colores con detalles pintados a mano, el logotipo tradicional de Triumph y tapón de estilo Monza. Los cambios alcanzaron a los tapabarros, que llevan el exclusivo logotipo “Sherman Oaks – California”, donde Ekins fue propietario del mayor concesionario de Triumph en Estados Unidos durante la década de los 60. También integra intermitentes de LED, amplios retrovisores en los extremos del manillar, puños en relieve e insignias negras en el motor.

Dejar respuesta