Martínez y Álvarez ganaron con grandeza en Los Ángeles

0
3368
Jorge Martínez y Alberto Álvarez, ganadores en Los Ángeles © Daniel Halac

Los multicampeones remontaron y le quitaron una carrera que Vidaurre tenía controlada. Benjamín Israel llegó tercero y sigue liderando el campeonato.

— Andrés Del Brutto

Jorge Martínez y Alberto Álvarez ganaron en Los Ángeles una de esas carreras históricas, de las que se hablará cuando se recuerde lo mejor del RallyMobil en estos más de 15 años de historia.

Los multicampeones hicieron honor al Nº1 que llevan en las puertas de su Citroën DS3 R3 y lucharon desde atrás para remontar una diferencia de 18 segundos y quedarse con la carrera en los últimos dos especiales, por 4.3 segundos, frente a quien había dominado todo el fin de semana, Cristóbal Vidaurre.

“Los tramos del domingo eran los más complicados del fin de semana, no eran para recuperar tiempo, así lo habíamos evaluado”, confesó Jorge Martínez al pie del podio mientras era saludado por sus padres. “Nunca nos rendimos y ahí quiero reconocer especialmente al Negrito (Alberto) Álvarez, que insistió en que no dejáramos de apretar. En la mañana le descontamos 9 segundos a Vidaurre en un tramo, y supimos que ahí podíamos seguir empujando”, explicó.

Efectivamente, en el penúltimo prime lo pasaron por 0.2 décimas, y estiraron a 4.3 para quedarse con una carrera que para la mayoría parecía en poder de Vidaurre.

El tercer lugar fue para Benjamín Israel y su navegante Marcelo Der Ohannesian, que sumaron puntos muy valiosos para defender el primer lugar del campeonato en la categoría R3. Los ganadores de las primeras dos fechas, en Pichilemu y Concepción, fueron terceros en la súper especial del sábado y segundos en la etapa del domingo. “Una vez que supimos para qué estábamos en el fin de semana, nos manejamos para presionar pero siempre pensando en que estamos en una posición de privilegio respecto de nuestro objetivo de ser campeones. No fue fácil, pero logramos estar arriba y nos sentimos muy contentos por ello”, dijo Benjamín.

Dejar respuesta